Lunares y volantes

SIMOF es Moda

domingo, 17 de febrero de 2019

Elements es la última colección de Ana Morón. FOTO: Chema Soler.

Apenas ha pasado una semana desde que la pasarela de SIMOF 25 Aniversario quedara completamente a oscuras tras cuatro días intensos en los que 1.500 diseños han hecho soñar con lunares y volantes a cerca de 70.000 personas. Al margen de lo especial que esta edición ha sido para mí a nivel personal y profesional, algo de lo que os hablaré en otro momento, esta edición conmemorativa ha dado para mucho pero, sobre todo, nos ha dejado claro que SIMOF es Moda con mayúsculas.

Sin duda ésta ha sido la edición en la que los jóvenes diseñadores se han hecho mayores.  Pedro Béjar, José Galván, Ana Morón, Antonio Gutiérrez, Javier García, Andrew Procrid, Ernesto Sillero, entre otros llevan cosechando éxitos en las últimas ediciones haciéndonos disfrutar con su evolución año tras año. Algunos de ellos, realmente están plenamente consolidados tras una década de virtuosismo flamenco como Ana Morón pero en cualquier caso, todos ellos son el presente de la moda flamenca y nos hacen soñar con un futuro en constante innovación.

Una generación ‘Flamennials’ que derrocha talento a raudales, entiende de costura y patronaje, que elije muy bien sus tejidos pero, sobre todo, que no deja ni un detalle al azar: escenografía, diseño de cartelería, música incluso merchandising, para un ‘total fashion  product’. Hay marketing, hay comunicación, sí pero esencialmente hay mucho conocimiento y ganas de hacer moda. El resultado: un espectáculo global y viralizable 100%, con el que es imposible no disfrutar.

José Raposo. FOTO: Chema Soler.

Antonio Gutiérrez. FOTO: Chema Soler

Gil Ortiz. FOTO: Chema Soler.

Pedro Béjar. Foto: Chema Soler.

Andrew Procrid. FOTO: Chema Soler.

Ernesto Sillero. Foto: Chema Soler.

 

Colecciones, Lunares y volantes

Mónica Méndez, cuando la mujer se transforma en flamenca

martes, 29 de enero de 2019

Toda una metamorphosis, así ha sido el proceso creativo de la diseñadora alcalareña Mónica Méndez  quien tras 20 años dibujando a sus flamencas encima de la pasarela ha presentado una colección rotunda, demostrando con cada uno de sus diseños que creatividad, innovación y una buena costura flamenca, de las de siempre, no sólo no están reñidos, sino que hacen bien en coexistir.

Su presentación en blanco, fue el preludio de la transformación de toda mujer en flamenca, de las gitanas de día a las de noche, de la adolescencia a la madurez. Una oda a la alegría, a las ganas de disfrutar del Real, recitada a través de trajes ligeros, de una fresca batista con lunar devorado con tiras bordadas de estilo vintage. Mangas farol, camiseros y un corte midi que ha causado furor sirvieron para abrir boca.

Le siguieron unos combinados en encaje, flores en los que los volantes se insinuaban al cuerpo de la mujer. Los lunares no se hicieron esperar sobre colores flúor en diversidad de patrones y de nuevo, aires retro en escotes a la caja, y en cortes para flamencas más atrevidas.

Los estampados, y mix de tejidos, señas de identidad de la diseñadora tampoco podían faltar en tonos empolvados y mucha, mucha caída gracias al encaje de punto.

Una transición en morado y verde y en florales muy originales fueron la antesala para el broche de oro. La noche, la sensualidad y la feminidad, llevadas al extremo salidas en negro con semitransparencias, encajes, flecos, cuerpos de corsetería…que alargan su vida útil más allá de las noches de Feria.

Una delicia para los sentidos. 

Una delicia para los sentidos.

Fotos: Anibal González para Mónica Méndez Moda Flamenca