Lunares y volantes

La última de SIMOF, con reflexión incluida…

Miércoles, 8 de febrero de 2012

Mientras preparaba las imágenes para esta última crónica de SIMOF 2012 reflexionaba sobre si realmente la moda flamenca ha alcanzado la madurez suficiente como para medirse por los paradigmas del resto del sector. ¿Podríamos empezar a hablar de un pret à porter flamenco, de un demi -couture flamenco o incluso de alta costura flamenca?

Yo particularmente así lo creo, si bien considero que le faltan otras patas a esta mesa: mayor proyección fuera de Andalucía y más presencia de compradores internacionales.

El mejor ejemplo del pret à porter flamenco lo podríamos encontrar en Nuevo Montecarlo. Es la firma más comercial de SIMOF, tanto, que a veces me cuestiono si sus preciosas propuestas están al nivel de la innovación y creatividad exigibles a una pasarela. Ojo que yo me los llevaría todos a casa, uno para cada día de la Feria, pero lo que vimos el sábado parecía una línea basic de anteriores colecciones. 

Fotos: Pedro Jiménez Candau.

En el demi couture, con atisbos de alta costura, situaría sin dudarlo a la colección de Cristo Báñez, una de mis favoritas de esta edición. Sus líneas depuradísimas y su aportación a la innovación, con unas espectaculares y estructuradas mangas y unos acabados impecables, así lo merecen.

Sus propuestas rocieras, con finos detalles en cuero al más puro estilo Hermés o sus faldas de estampados frutales en un guiño a Stella McCartney, despertaron la admiración del público y de los profesionales. Ni que decir tiene que sucumbí completamente a sus encantos y ya sueño con una de esas faldas (a pesar de no haber ido jamás al Rocío).
Fotos: Jaime Martínez para Wappissima (Grupo Joly)

¿Y de Rosalía Zahíno? ¡Qué puedo decir! Creo que hasta al mismísimo John Galliano le pitaban los oídos al paso de cada una de sus modelos. La diseñadora recreó para nosotros un burlesque calé, rico en matices y texturas, como sólo ella es capaz de hacer. Terciopelos, gasas, mallas transparentes, pedrería, plumas…nada se escapó a su ingenio ni filtro flamencos. No fue para menos y se llevó la ovación más larga y sentida hasta ese momento.

Fotos: Pedro Jiménez Candau.

Como broche de oro, Juana Martín regresaba directamente desde Madrid a Sevilla con su colección “Gitanas en el albero” y salió por la puerta grande. Al ritmo impuesto por la cordobesa sus toreras brindaron al público asistente su mejor faena. Seda, bordados y pedrerías en capotes-capa, monteras y medias de torear….sólo faltaban ‘los trastos’.

Por ponerle un pero, las propuestas de coctel no terminaron de convencerme, quizás hastiada de tanto palabra de honor pero sus trajes en mikado de seda color champán combinado en lavanda o rojo hicieron las delicias del respetable.

Fotos: Pedro Jiménez Candau.

Juana dio la vuelta al ruedo y pasará a los anales de la historia de esta edición que, en general, ha estado algo floja.

10 comentarios “La última de SIMOF, con reflexión incluida…


  1. Beita :

    Fantástica reflexión! Yo como todavía soy nueva en esto de los desfiles no alcanzo a ver tantos matices pero me lo has explicado perfectamente con esta entrada.

    Bss

  2. ay Zahíno que me la perdí y los ‘capotes’ de Juana fantásticos. buena reflexión.
    bss
    ,-)

  3. olga :

    magnífica crítica,yo sería incapaz de analizarla tan exhaustivamente.Un diez.Besotes!

  4. Carmen :

    preciosa selección!
    No conocía tu blog pero a partir de ahora, soy una seguidora más ^^

    Espero tu opinión en mi blog y si te gusta sígueme!

    xx

  5. Ainnsss, guapa mía, no podrías haber finalizado el tema Simof de mejor forma… realmente tengo poco que añadir por que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices (ojalá supiera yo decirlo igual de bien!) simplemente añadir que ha sido todo un placer poder compartir contigo todos esos momentos de moda y te agradezco la paciencia infinita que tienes siempre conmigo… y las pilas que me prestó Pedro, of course!!! 😉

    Mil besos a los dos!!!!

  6. irene :

    Mi favorito la falda de limones con camisa de cuadritos. veo un estilo muy ponible incluso para los dias de verano.

  7. Maite :

    Bueno, esta es la primera vez q escribo y en primer lugar, quería felicitarte por el blog. Me ha gustado mucho la crítica completa de SIMOF… y me gustaría releerala.
    Me encanta la moda y desde que me trasladé a Sevilla, sigo tb la moda flamenca… así q mi opinión o crítica es quizás mas subjetiva que si lo hubiera visto desde “chica”.
    En cuanto a lo de proyectar la moda flamenca fuera de Andalucía (yo que llevo 4 años viviendo en Sevilla y soy, como decís los Andaluces, “de Despeñaperros pa’rriba) no le veo mucho sentido. Fuera de las ferias andaluzas, la moda flamenca no se utiliza (y si se utiliza es para disfrazarse), no se conoce y tampoco se valora; al igual que no se escuchan sevillanas si no es en un momento muy puntual o para que los madrileños sientan un poco el “sentío” andaluz y toquen un poco las palmas, se pongan la flor a “un lao” y digan “ole”.
    De hecho, si no tienes un vínculo muy fuerte con Andalucía, no vas a vestirte de flamenca y si vienes a la feria de Sevilla o de otra ciudad, te alquilas o te dejan un traje cualquiera con volantes y “voilá”, ya tengo foto pa’l facebook.
    Así que desde mi punto de vista no andaluz, creo q la proyección de esta moda fuera de sus fronteras (q son muchas y no sólo de moda), será poco fructífera y un poco innecesaria.
    Bueno, y para terminar, a mi sin duda, me gusta mas un traje tradicional. Me ha gustado mucho Nuevo Montecarlo, Pilar Vera, Loli Vera y Ana Morón; y nada Zahíno, Gaviño, Luchi Cabrera, que me parecen un esperpento poco ponible y poco visto en la feria.
    Un saludo y espero poder coincidir contigo por Sevilla o por el WhiteBar.
    Maite.

  8. Hola Maite!! Muchas gracias por seguir el blog y por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en parte, en cuanto a la proyección internacional hay determinados mercados como Japón que son grandes compradores de nuestro traje de flamenca y siguen la moda. En simof había prensa acreditada de Francia, EEUU, Brasil entre otros por lo que si debe haber un interés aunque es evidente que no es el consumo final sino el diseño y el fenómeno en si. Lo que echo en falta es la presencia de compradores.
    Por otro lado, y gracias a dios, los no andaluces que vienen a la feria han dejado de disfrazarse en su mayoría y por ejemplo en Madrid se compran muchos trajes de flamenca tanto aquí como allí mismo. Atrás quedó la horterada del maillot y la falda de academia con sombrero cordobés de plástico!!! Yo si voy a las fallas no me da por disfrazarme de fallera
    Pero vamos en general lo de la proyección va mas en la linea de lo cultural que del posible consumo del propio producto que, creo que se mantiene en un buen lugar a pesar de la crisis.
    Espero que coincidamos. Por cierto ¿De dónde eres?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *