Lunares y volantes

SIMOF es Moda

domingo, 17 de febrero de 2019

Elements es la última colección de Ana Morón. FOTO: Chema Soler.

Apenas ha pasado una semana desde que la pasarela de SIMOF 25 Aniversario quedara completamente a oscuras tras cuatro días intensos en los que 1.500 diseños han hecho soñar con lunares y volantes a cerca de 70.000 personas. Al margen de lo especial que esta edición ha sido para mí a nivel personal y profesional, algo de lo que os hablaré en otro momento, esta edición conmemorativa ha dado para mucho pero, sobre todo, nos ha dejado claro que SIMOF es Moda con mayúsculas.

Sin duda ésta ha sido la edición en la que los jóvenes diseñadores se han hecho mayores.  Pedro Béjar, José Galván, Ana Morón, Antonio Gutiérrez, Javier García, Andrew Procrid, Ernesto Sillero, entre otros llevan cosechando éxitos en las últimas ediciones haciéndonos disfrutar con su evolución año tras año. Algunos de ellos, realmente están plenamente consolidados tras una década de virtuosismo flamenco como Ana Morón pero en cualquier caso, todos ellos son el presente de la moda flamenca y nos hacen soñar con un futuro en constante innovación.

Una generación ‘Flamennials’ que derrocha talento a raudales, entiende de costura y patronaje, que elije muy bien sus tejidos pero, sobre todo, que no deja ni un detalle al azar: escenografía, diseño de cartelería, música incluso merchandising, para un ‘total fashion  product’. Hay marketing, hay comunicación, sí pero esencialmente hay mucho conocimiento y ganas de hacer moda. El resultado: un espectáculo global y viralizable 100%, con el que es imposible no disfrutar.

José Raposo. FOTO: Chema Soler.

Antonio Gutiérrez. FOTO: Chema Soler

Gil Ortiz. FOTO: Chema Soler.

Pedro Béjar. Foto: Chema Soler.

Andrew Procrid. FOTO: Chema Soler.

Ernesto Sillero. Foto: Chema Soler.

 

Lunares y volantes

De flamencas diferentes y auténticas

lunes, 4 de abril de 2016

IMG_8424En los últimos días he asistido con estupor a la vuelta de la Sevilla de rancio abolengo en lo que parece ser, una llamada al orden y el decoro por parte de algún que otro caballero trasnochado y algún/a periodista cortado por el mismo patrón quienes se erigen como garantes del «dress code» oficial para asistir a la Feria de Abril de Sevilla.

Estos señores y/o señoras que así piensan, establecen que una flamenca auténtica es aquella que elige un traje de corte clásico, complementos nada estridentes, mantoncillo sin inventos (con los flecos bien planchados) y me atrevería a añadir con una actitud sumisa ante la presencia del señor que ha tenido a bien pasear con ella por el Real y al que muy probablemente terminará aguantándole el mal beber con el paso de las horas y al que les tocará disculpar por sus salidas de tono en la caseta sobre la indumentaria de aquel intrépido visitante que no se informó sobre el protocolo ferial. La escena la imagino con mucho mas nivel de detalle pero no se trata de herir sensibilidades que estamos a lunes.

Como dichos argumentos casposos carecen de todo fundamento he aquí mi alegato en defensa de las flamencas diferentes y auténticas. Claro que tengo mi propia opinión sobre cómo se debe ir vestido/a a la feria pero sobre todo tengo claro que cada uno debe ser fiel a su estilo. Me gusta pasear por el Real y ver a hombres y mujeres bien arreglados, por absurdo que resulte hacerlo para estar en un recinto de albero. Es esa estética peculiar, variada y colorista la que hace que la feria resulte tan bella, no pasaría nada por ir en vaqueros y camiseta, pero sería otra fiesta ni mejor ni peor pero diferente. La Feria gusta porque es estilosa, lo que implica alejarse de uniformidades, ¡qué aburrida sería una tarde de feria viendo el mismo traje pero en distintos estampados! Vamos un poco lo que nos ha ocurrido durante los años de reinado del  traje canastero o del modelito de turno de Nuevo Montecarlo.

Esta es pues mi homenaje, como amante de la moda flamenca que soy, de todas las flamencas que llevan a la calle el trabajo de diseñadores tan talentosos como Ana Morón, María de Gracia, Andrew Procrid o Cristina García, entre otros muchos, quienes demuestran con su trabajo que nuestro traje más universal evoluciona y tiene mil caras. ¡Deseando estoy ver vuestras hechuras por la Feria!

No se me ocurre mejor manera de ilustrar estas palabras que con las imágenes de Silencio, la última colección de Cristina García. Porque a palabras necias oídos sordos.

IMG_8443IMG_8458IMG_8480IMG_8490IMG_8515Fotos: Pedro Jiménez Candau