Sin categoría

And the winner is…

lunes, 27 de febrero de 2012

Un año más la alfombra roja de los Óscars acapararon todos los flashes y miradas, y una vez más, las mismas dudas me invadieron. ¿Por qué tanto palabra de honor y corte sirena? ¿Por qué? ¿Y el exceso de brilli, brilli? Bueno, esto último me llama mucho menos la atención, al fin y al cabo, el gusto anglosajón suele irse por esos derroteros.

¿Y Penélope? ¿Por qué sigue empeñada en echarse años encima con sus últimos looks? Hija mía, déjate ya de Armanis ni Armanis Privé y échale un vistazo a los vestidazos de nuestros diseñadores nacionales (con el azul noche largo de Antonio García hubieras ido divina y parecerías mucho más delgada).

Pero dejemos el critiqueo, que ayer hasta que me quedé dormida volaban las dagas no sólo en Twitter sino también en los comentaristas de televisión, donde llegué a escuchar perlitas como “parece un repollo rojo” refiriéndose a Michelle Williams. A mí tampoco me gustó la chica, pero tanto como un repollo…ya me parece mala idea la verdad.

Tampoco vamos a comentar nada de la guerra entre estilistas y it blogger a través de Twitter donde por un momento pensé que se liaba parda…

Al grano, como ya habréis visto todos los looks sólo quiero comentaros cuáles fueron mis favoritas de la noche y por qué. Vaya por delante que no me volvió loca ninguno de los estilismos.

El Óscar a la más elegante de la noche se lo voy a dar a Emma Stone quien supo entender el concepto a la perfección, se alejó de los patrones manidos y eligió un color que, sin gustarme a mí, a ella le sentaba de escándalo. Bravo por su Giambattista Valli.

El Óscar al mejor look de reparto se lo lleva Octavia Spencer quien demostró que tener una talla XXL no es óbice para ir bien vestida. La forma de su vestido, a pesar del color claro que imperó anoche en la red carpet, disimulaba sus grandiosas formas. Grande Olivia.

El traje de Gwyneth Paltrow me pareció ideal, yo al igual que Carmeron pienso que hay otros colores más adecuados que el blanco para estos menesteres, pero su Tom Ford era una pasada y punto.

En la categoría de maduritas destaco a Glen Close quien vistió acorde con su edad y entró por la alfombra roja como lo que es, una gran dama.

También me gustó muchísimo el estilo grecorromano en verde agua de María Menounos firmado por María Lucía Hohan (aunque esté algo visto) y el McQueen de Jessica Chastain, aunque viéndolo más detenidamente hoy, me gusta menos que anoche.

Para los Razzies dejaría los looks de Jennifer López (embutida para variar), Charlene Wittstock (hombros fuera) y Meryl Streep (y mira que me gusta esta mujer).