Sin categoría

Dress Code: lo que nunca debiste ponerte un Domingo de Ramos

lunes, 18 de abril de 2011

Ya estamos en Semana Santa y ayer bajo un sol de justicia disfrutamos de una jornada de Domingo de Ramos espectacular. Eso sí como cada año, al amparo del popular dicho «al que no estrena el Domingo de Ramos, se le caerán las manos» nos volvimos a horrorizar con lo que, algunas y algunos, consideran el código de vestimenta más adecuado para esta ocasión.
Por ese motivo, durante estos días, repasaremos los outfits menos acertados para ir de procesiones.

Mi post de hoy, bien lo podría haber redactado la pequeña Barramare en su blog Dos y Don´ts de las tendencias pero ella, muy inteligentemente, decidió no exponerse a estos peligros (no me extraña).

Aunque no puedo aportar documentos gráficos (os puedo asegurar que puede llegar a ese muy arriesgado) os dejo las prendas más inadecuadas que tuve ocasión de ver ayer en plena Semana Santa sevillana. Y ¡ta chán! este año, Blanco ha desbancado a Bershka (y no será porque entre su surtido de vestidos no los haya adecuados para un día así…) como la firma proveedora de estos horrores.

En el número 1 de esta lista de despropósitos nos encontramos con…
El vestido tipo Hervé Ledger by Blanco…el famoso «vestido venda» (acuñado por Carmeron de Devil´s Wear Zara). Ayer nos lo encontramos hasta la saciedad, en cualquiera de los siguientes modelos, pero siempre en una o dos tallas menos de la que necesitaba la chica en cuestión.

Aviso: Cualquiera de ellos puede quedar ideal en una chica proporcionada y para cualquier otra ocasión más informal. Pero llevarlo a reventar y en Domingo de Ramos it´s too much.

En el segundo puesto…
Vestido minifaldero y palabra de honor. Por favor, no olvidéis que viendo procesiones debéis mantener una actitud algo recatada (sin caer en lo mongil) por lo que los vestidos ultramini, digamos que son poco decorosos, máxime si encima su escote es palabra de honor.

Puesto nº 3: Shorts o el nuevo «arreglá pero informal»
Me encantan los shorts pero hemos de reconocer que tampoco es prenda óptima para lucir en Semana Santa. Además los que vimos ayer eran demasiado cortos para las piernas de sus dueñas y, con medias y tacón, directamente se convierten en algo completamente esperpéntico.

Y por último…en cuarto lugar!
La sandalia estranguladora y el tacón de infarto. Por mucho que estés/estemos acostumbradas a llevar un tacón altísimo, debo recordarte que Sevilla está llena de adoquines que provocan que esas sandalias de tiras interminables que tanto te gustan se conviertan en la muerte lenta de tus pies, estrangulándolos poco a poco, amén de otros posibles accidentes que tendrán por objetivo tus tobillos.

No creáis que me estoy cebando con Blanco, ni mucho menos, sino con el mal gusto vistiendo de algunas de sus clientas que, pudiendo elegir otros de sus preciosos vestidos se fueron de cabeza hacia el modelo ‘embutido choricero’.

Espero que disfrutéis mucho de la Semana Santa y de las vacaciones o el puente. Mañana la versión masculina de «para ese traje de chaqueta, mejor haber ido en vaqueros»…